EL JOVEN APEGADO A LAS RIQUEZAS Y EL REINO DE DIOS (LC. 18:18-27 y 17:20-25)