PARÁBOLA DE LAS VÍRGENES NECIAS Y PRUDENTES. Mateo 25,1-13